EXTRACTOS




De La ignorancia (2020)

Los animales no pudieron dejar de ser animales porque sus ojos están dirigidos a la tierra. El hombre pudo ser hombre porque, como dijo Ovidio, tiene “un rostro elevado y la posibilidad de mirar al Cielo”. El mono –que podría–, por una maldición en sus ojos lo ha mirado, pero no ha visto todavía el Cielo.

*

No es con la mirada profunda hacia el ser cerrado sobre sí, sino más bien al ser abierto, aunque sea con los rayos de una simple linterna en la profunda oscuridad del cosmos, como el Universo se presenta en su grandiosa (y trágica) magnitud.

*

La prueba de la frivolidad de nosotros, los humanos, está en que al aso-marnos al Universo no nos volvemos locos, pues el Universo en sí mis-mo es una demencia estructurada. Un monstruo de orden… ¿quizás un fantasma? ¿Quizás uno de los sueños de un Dios?

*

Cuarta dimensión, big-bang, agujeros negros, cuerdas espacio-tempo-rales, paso a otros mundos por agujeros de gusano cósmicos... Esta ciencia actual, tan modernísima, se está poniendo tan fantástica en la explicación del mundo, que ha conseguido que sea comparativamente menos fantástico creer en la existencia de Dios.



De El arte jovial (2018)

El cuerpo no puede crear más que placer y dolor, y otro cuerpo. Por eso envidia a su mano derecha y su libertad: envidia al espíritu, que puede engendrar belleza, ciencia y arte.

*

Con el conocimiento, la materia hecha hombre deviene en fundadora de mundos formales. Con el Arte, la materia hecha hombre deviene en divina y fundadora de mundos ejemplares.

*

Los hechos de la vida se revelan con una luz distinta en cada uno de nosotros. Expresar esa luz, no tanto los hechos, es el arte. Cuando se revelan con la misma luz en todos, eso es ciencia.

*

Decía Boileau que “nada hay bello, sino la verdad”. Yo, tomando la frase a la inversa, diría que no hay nada verdadero sino la belleza.

*

La belleza no es tanto lo que debería ser el mundo, cuanto una excepción en el (desolador) deber ser lógico que lo constituye: es una negación de este, una inversión contranatural en el orden de la realidad, que solo de cuando en cuando se muestra de una forma espontánea en la persona bella y, otras, de forma elaborada en la obra de arte.

*

A veces el Arte pulsa a la Metafísica para hacerla vibrar, otras para elevarla, pero las más para iluminarla y, así, percibamos mejor lo que en vano ésta sólo ha sabido insinuar con muy gruesas y pesadas palabras.


De 69 aforismos porno (2016)

1. Las vísceras -destacadamente el estómago, la próstata y el útero- señalan espontáneamente lo más beneficioso para el organismo, de la misma manera que el sistema músculo-esquelético señala la postura y el movimiento más cómodo y adecuado como el más beneficioso… Sabiduría del cuerpo.

2. Nietzsche decía que el placer es más profundo que el dolor. Yo diría que es más misterioso…. El sufrimiento en esta vida es continuo y, por tanto, connatural desde el nacimiento; es un viejo conocido con el mismo punto de vista siempre. Sin embargo, el placer adviene a nosotros como un forastero; un desconocido que te coge por sorpresa, con un nuevo punto de vista sobre la vida… Y en esto, ¿no se nos ocurre pensar que el placer, por su propia naturaleza, en un mundo de dolor debería resultar sospechoso?  (Sospechad, pues, cuando unáis vuestros órganos sexuales y en lo que podría resultar de ello).

3. Bien es verdad que los deseos son las pilas que recargan la vida. Así pues, Dios mío, el deseo de cada día dánoslo hoy… Una pasión, por favor, aunque sea morbosa.

4. ¿Cómo se explica que, siendo opuestos y hasta enemigos, se deseen e incluso se amen los “géneros”…? De la misma manera a como un lobo diría que él no odia a la oveja ―por emplear un símil clásico―, el enamorado no diría que él odia a su amada (y, modernamente, la loba le diría al cordero). Amor para pegarte el bocado… El lobo ama a la oveja hasta el punto de querer meterla dentro de sí, de hacerla una consigo. Ya decía Ortega y Gasset que, entre otros, uno de los efectos del amor es la urgencia de disolverse en la individualidad del ser amado. (Yo añadiría quizás la de disolverlo en la propia individualidad…)


De AA.VV., Fili Mei. Los aforistas y la paternidad (2018)

Cada persona renueva consigo mismo las célebres preguntas de la filosofía: ¿quién soy? ¿de dónde vengo? ¿a dónde voy? Y, con cada hijo, la última: ¿qué debo hacer?

*

Aquel que tiene hijos ya no podrá esconderse de la vida. Este es quizás el precio más gravoso de la paternidad.

*

El único amor que vive de migajas es el amor de los padres a los hijos. El otro, el que todos sabemos, quiere la tarta entera.

*

La madre es aquella que siempre está cuando se la llama. La que siempre está ahí… Stabat mater.

*

Con el cariño de los padres, el hombre ya ha tenido, cuando niño, la mitad de la ración que necesita a lo largo de su vida.

*

Ni los padres conciben a sus hijos como viejos, ni los hijos se conciben a sí mismos como viejos… Así, permanecen unos y otros siempre como niños en sus relaciones.

*

Cuando un niño llora sin gritar, cuando llora en silencio, ha dejado de ser un niño.

*

Todo está ya juzgado antes de cumplir los trece años. Y los padres son los primeros que están juzgados.

*

Uno pierde la niñez sólo cuando los hijos pierden su niñez.

*

Locuras de la niñez, locuras de juventud… Cualquiera que sea la edad, las tonterías hechas y las tonterías por hacer dividen cada vez la vida del hombre en dos mitades.


De AA.VV., Juega o muere (2019)

Únicamente los niños hallan el paraíso… y tampoco se dan cuenta: están jugando.

*

Todos pierden el paraíso: los hijos pierden su niñez, y los padres pierden la niñez de sus hijos.

*

Sólo deberían sufrir los mayores. Por el castigo de no haber sabido seguir siendo niños.

*

La creación ya desde el chupete… El niño, con el juego, construye el mundo y su funcionamiento libremente. Por eso el niño rehúye la instrucción impuesta y sistemática, porque ésta le da el mundo hecho, que así aplasta al placer de crearlo.

*

La educación, en su núcleo esencial, no es más que el adiestramiento del individuo en conocer y aceptar las reglas de juego de la vida, y que con ello se sienta feliz.

*

¡Pero si el sistema de la felicidad deberíamos haberlo aprendido ya desde el mismo juego! ¡En una simple colección de cromos…! Que la felicidad está en buscarlos, conseguirlos, clasificarlos, suplirlos, pegarlos, canjearlos, trapichearlos… ¡Pero si la felicidad de completar el álbum dura media hora, y sin posibilidad de renovación!

*

La madurez podría ser caracterizada también por la progresiva reducción de aspiraciones en el juego de la vida: el hombre pasa, cuando niño, de la firme esperanza de ser jugador de primera división de fútbol, a la simple esperanza, cuando viejo, de que los análisis de orina sean normales… Cada cual llega a ser sólo la sombra de lo que había calculado para sí.

*

¿Por qué no considerar el juego, junto con el arte y la ciencia, como otra forma de percepción o actitud ante el mundo? ¿Qué filósofo, científico o escritor no acepta los problemas e hilvana sus ideas como el envite de un pasatiempo antes que como explicación de la realidad?

*

Quizás, para evitar los males que la afligen, la vida habría de ser convertida en un puro juego y así hacerla soportable.